jueves, 1 de enero de 2009

Campanadas

Soy jugadora de Los Sims desde hace muchos años. Empecé con los Sims uno, cuando aquellos pobres seres no eran mas que figuras planas, con las mismas ropas y unas cuantas caras, que, como hicieras muchos, terminabas repitiéndolas. Sin embargo, me entretenían bastante. Después salió la nueva generación, con sus caras creadas por ti, con sus pieles nuevas, con sus pelos personalizados. Aunque en los primeros ya había creaciones de los usuarios, con la segunda parte ya fue la revolución. Ahora van a la última moda, las casas se renuevan continuamente, con cada expansión aparecen nuevos contenidos, que te permiten personalizarlos más. Ya juego menos, lo único que hago es bajarme miles de cosas, hacer casas nuevas, nuevos habitantes para ellas y ahí se queda la historia. Ahora saldrán los Sims tres, este año que entra. Parecen bastante feos, pero hay gente que enseguida comenzará a hacerles nuevas caras, para que de nuevo volvamos a engancharnos a las descargas como locos. Lo mismo sucedía en Second Life. Todas esas historias de que la gente vivía una segunda vida allí, que trabajaba, negociaba y vivía como si fuese el Metaverso de Snow Crash (novela que recomiendo): mentira cochina. No digo que hubiese gente que lo hiciera, pero yo, en mi experiencia (que no tengo por qué decir humilde, porque ni yo lo soy ni mi experiencia tampoco) no lo vi. La mayoría de las almas que poblaban este universo, de lo único que se preocupaban era de comprarse ropa o pieles de pago, que los distinguieran de la masa que usábamos free, de chatear y de tener sexo. Me aburrí enseguida. Fui a los sitios interesantes, viajé por Roma y Londres, pero nada de nada. Los sitios que se suponían deberían estar abarrotados por el interés cultural que ofrecían, estaban vacíos. Hombre, que me fui a la Fundación Torrente Ballester toda ilusionada y no había nadie. Eso sí las playas nudistas, las discotecas y los casinos, abarrotados de gente, como la vida misma. Pues para eso no voy. Algo ligué, pero con mis ropas de baratillo y mis pelos de gratis poco pude hacer, que ligaba más en mis tiempos mozos en las fiestas del pueblo o cuando era estudiante. A todo esto, yo en esta entrada no quería hablar para nada de estos temas. Simplemente hacía mención a los Sims para comentar algo que me viene rondando la cabeza desde la noche de ayer. Imagina que, por una vez, no es el genio de la lámpara el que se aparece, es un genio más retorcido que te dice que nada de tres deseos, sino que tres de tus mayores miedos se van a cumplir. Chungo, ¿verdad? Como todos sabemos, hay miedos mayores y miedos menores. Que se muera alguien, que tú o los tuyos tengais una enfermedad seria, que te abandone el cerdo de tu marido por una de veintitantos con las tetas allá arriba y la misma cintura que tú tenías hace unos cuantos años, son miedos mayores los dos primeros y una tontería lo último, porque a enemigo que huye puente de plata y a marido idiota, cubano joven. Pero eso, imagínate que cuando te toca, por algo todo en la vida es aleatorio, se cumple un miedo de esos que te atenazan. Algo puntual, no los miedos mayores, que no, hombre, que no nos vamos a poner nerviosos ni a amargar, que solo hablamos de inconvenientes, no de desgracias. Tienes un examen, lo puedes aprobar con nota, sin nota, o suspender por burra, por no haber estudiado o por mala letra (a mi me pasó) Pues toca genio malvado. Te lo suspenden porque justo te quedaste dormida cuando ibas a estudiarte ese tema. Tu miedo era que te preguntasen algo sobre él. Miedo realizado. Y así con todo. Entran sudores al pensarlo. Ese chico maravilloso que piensas va a ser el amor de tu vida, porque con lo guapo que es y lo listo y lo culto no puede ser tan tonto como para dejarte escapar, no puede dejarte plantada. Pues son las cinco de la mañana y no pasó todavía a buscarte cuando quedasteis para cenar. No esperes más, miedo realizado (esto es un guiño a Harry Potter y a sus travesuras del mapa del Merodeador) Pensadlo bien, da mieditis. Pues la vida es así, no hace falta ningún genio. Cuando voy a salir de viaje me da pánico pensar que algo va a salir mal y no voy a poder salir de casa. Barajo todos los posibles inconvenientes, trato de controlar todo mi entorno, de hacer todos los preparativos para que nada puede salir mal. Cuando estás tranquila porque todo lo tienes bajo control, surge lo imprevisto. Resulta que acabas en el sofá viendo las campanadas de fin de año cuando deberías estar en una cena maravillosa en una ciudad lejana (licencia literaria porque era Oviedo) Miedo realizado. Lo que no acabo de entender es por qué, si ya hay trampas que nos pone el destino (suena a telenovela), tengo que inventar ahora un genio malévolo que además nos viene a complicar más las cosas. Que me da mucha grima, que encima seguro que es feo y con verrugas y no lleva turbante.
PD. No sufrais por mi, cené jamón del bueno y queso manchego y mi chico se sentía tan culpable que el fin de año al final tampoco estuvo tan mal. Ah, y el último fin de semana del mes decido yo el destino.

11 comentarios:

Caaal dijo...

Pobre medio pomelo tuyo, que bastante tiene con estar mal como para tener que sentirse culpable... Jajajaja. De todas formas, jamón del bueno y sofá me gusta más que hotel, rarezas que tiene una.

¡¡FELIZ 2009, AMADA TÍA!!

¡Harry Potter! ¡Cuánto tiempo! Pero no, que ya me dices tú siempre que aún no estoy en edad de releer. Veré las pelis. Jeje.

Starkie dijo...

Hala...bueno, si al final el Fin de Año salió bien!!!mmm...jamón del bueno...

FELIZ AÑO, "TÍA"!

mami dijo...

Jo, pues es verdad que al final te salió mejor lo de quedarte en casa,porque tomando jamón del bueno y con un buen fin de fiesta no es un mal plan alternativo.Y si encima después te van a compensar...Creo que ese genio, ni es tan malo,ni tiene verrugas.
Feliz año 2009

Blaconcia dijo...

Gracias chicas por vuestros ánimos, es más, por buenas personas os invito a jamón y a ver a Ramón García con las campanadas del 2010 ;)Feliz año también a vosotras. Starkie, que sepas que el llamarme Tía conlleva una visita al asilo al que me llevará Caaal allá por el 2040...

Starkie dijo...

Trato hecho, Tía, incluso me comprometo a llevarte una tapilla de jamón del bueno en la visita!!!
@Caaal: a ver donde le cojes el asilo, eh, que no pille muy a desmano!XD

Caaal dijo...

@starkie: hombre, dependerá de la pensión que cobre ella... jajaja.

@blaconcia: mira, actualiza de una vez, ¿eh? Que empiezas así y acabas dejando esto de lado. Y... ¿¿qué sería entonces de tus fans??

Annie Hall dijo...

Feliz año con retraso!!!!

Esto de vivir apartada de la línea ADSL no es excusa para no decirlo, creo q el plazo para felicitar el año nuevo expira el 15 de enero así q todavía estoy dentro, aunque sea por poco.

Los Sims son un reflejo de esta vida consumista y vacía q nos rodea, a más cosas menos juegos... ya casi no jugamos nunca...

P.D.: a mi me aterra no acabar correctamente las uvas, q sea la décima campanada y ya no me quede ninguna, o q hayan terminado y todavía me falten 2 en el cuenco aaaayyyyyyy!!!!

Annie Hall dijo...

"a marido idiota, cubano joven" es una de las mejores frases q he escuchado!!!!

eso sí q es filosofía de vida!!!

Blaconcia dijo...

Pues Annie, para el año que viene ni se te ocurra pensar en el genio verrugoso cuando te tomes las uvas.
Caaal y Starkie no os tomeis a chirigota lo de mi residencia que es un tema muy serio, vamos yo esperaba que Caaa dijese que entregará su vida a cuidarme. Bueno a mi y a su madre cuando seamos dos viudas acomodadas y de buen ver y mejor tener.

Caaal dijo...

@blaconcia: mira, si una vez os hayáis deshecho de vuestros respectivos os da por iros juntas...¡no me necesitaréis para nada! Mita Las Tías, qué bien se lo pasan con sus fiestas de las elecciones y sus tés intempestivos! Tomad ejemplo, caramba, que seguro que os va en los genes.

Blaconcia dijo...

Nooooooo!!!!Creo que lo mejor será comprarnos un apartamento en Benidorm, tomar el sol y darle al trinqui, pq con esta gente no se puede contar para nada. Hoy vi una peli de super ocho en que eras pequeñita. Cria cuervos.