sábado, 24 de octubre de 2009

Piropos



Frente al trabajo de Juan hay una obra. Esto suena a peli de terror o por lo menos de intriga, pero nada de eso. Es una obra normal y corriente. Eso sí, con fondos públicos, por lo que es una macro obra. No se cual es la razón, ni aquí importa para lo que voy a contar, porque si empezamos a darle vueltas a todo no acabamos más, pero los operarios son portugueses. De todos es sabido que aunque el pueblo vecino es un país maravilloso, con gente afable y ricos manjares, que adoro Portugal, pasé muchos buenos momentos de mi vida en el país vecino, por mis venas corre sangre portuguesa y tengo raíces en ese país hay que reconocer que llevan un pelín de retraso social con relación a nosotros, es decir, que se vive como vivíamos aquí hace años. Ya sé que esto no es políticamente correcto, que acabo de hacer lo que critiqué en la entrada anterior (a la que no voy a enlazar porque está aquí abajo y además porque acabo de aprender a hacerlo y me lío), pero pienso que es así. Bueno, pues después de tanta justificación, a lo que iba. Pues que los obreros son como eran los obreros antiguamente, que a toda mujer se la homenajea al pasar. Esto suena al más deleznable machismo, porque lo es, hombre todavía recuerdo cuando en mis tiempos mozos no podías pasar por un aserradero vecino porque los operarios te lanzaban los mayores improperios y corrían detrás de ti y cosas así. Por supuesto no dijeras nada que ibas provocando. Esto era así hace algunos años y era espantoso, te creaba inseguridad, te hacía sentir culpable y te hacía pensar que no era justo lo que vivías. Pero por fortuna en la actualidad ya no es así y lo que hacen los portugueses en cuestión no tiene nada que ver con eso. Juan dice que son muy elegantes, que no dicen ninguna ordinariez y que si las dicen son en un portugués tan cerrado que no se entiende. Tienen una buena organización, como si se tratase de parte de su trabajo. El primero que ve al objeto de admiración, lanza un silbido que es como el aviso general y a esto se suceden gritos, silbidos más largos y aullidos varios. Con el verano el calor aprieta y la gente anda con ropa más fresca, las ventanas se abren para que entre el aire, con lo cual las voces de la calle llegan con mayor facilidad. Según sea lo que se oye así se detectarán movimientos en el edificio de enfrente a la obra. Habrá que asomarse a fumar un pitillo, los fumadores, o a respirar aire fresco los no fumadores. Cuando el jolgorio exterior es mucho ya no hay disculpa que valga, hay que acercarse a las ventanas como sea, así está atendiendo a una persona o esté terminando un trabajo en el ordenador, lo más importante es ir, como sea, a ver lo que sucede fuera y si hay algo digno de inmortalizar, porque ya puestos, tirar una foto no cuesta tanto. La obra en cuestión está al lado de un paseo marítimo, por lo que el tráfico viandantil es muy fluido. Yo me imagino que a las chicas jóvenes les incomodará pasar por ahí, como a mi me sucedía con el aserradero en cuestión, pero para las que tenemos mas edad la disyuntiva es diferente. Si paso y me dicen algo, me tengo que indignar y llamarles machistas, energúmenos y cosas por el estilo, porque en estos tiempos no voy a consentir que se denigre a la mujer, pero, ¿ y si no me silban? Vamos, que yo este verano no fui ni una sola vez a esperar a Juan, por lo que pudiera pasar. Aunque bueno, ¿qué es un albañil frente a un camionero? Que como piropeadores a estos últimos no les gana nadie, que una cabeza asomándose por la ventanilla, con el poderío que da llevar entre las manos el volante de pedazo de camión, no lo supera ningún cinturón de seguridad del andamio. Que me diga alguien si un albañil podría decir "Con ese movimiento de culo te va a salir la caca mareada" Ya sé que es una grosería, pero yo casi me muero de la risa cuando lo oí y eso que era jovencita. Por supuesto lo dijo un camionero, que disminuyó la marcha para que lo pudiera oír. ¿Y el sonido de un claxon?, no hay silbido que lo supere. Sí, yo me declaro defensora de este gremio, que después de los bomberos ocupan el puesto más alto en los mitos eróticos de estos dos últimos siglos, porque si nos remitimos a tiempos pretéritos no se si podrían competir con los Mirmidones, por ejemplo. Que se me va la olla. Pues sí, que una ya está mayor y cuando este verano llevaba yo la basura al contenedor de camino a la playa y una ráfaga de viento indiscreta me subió el kaftán, lo que menos esperaba yo era oír el sonido de una bocina para llamar mi atención y que pudiera ver el gesto de admiración que me hacía el conductor del enorme vehículo que circulaba a mi vera. Pues, digo una cosa, que así sean como el de la película de Spielberg, benditos, por siempre, benditos camioneros.

15 comentarios:

Caaal dijo...

¡¡Para piropo el que te echó quien creyó que los 23 años eran los que cumplías!!

Blaconcia dijo...

Que yo estaba de espaldas, lejos y con texturas favorecedoras!!!!

Annie Hall dijo...

Yo con los albañiles no tengo tanta experiencia, pero respecto a los camioneros estoy bien curtida. Más que nada porque a las afueras de mi pueblo (en Badajoz) hay una fábrica de tomates, la casa de mi abuela está en la carretera, así que cada vez que teníamos que salir a algún recado sabíamos que el claxon y los berridos estaban asegurados. También había un taller al lado por el que teníamos que pasar y te aseguro que los mecánicos tampoco se quedan atrás, aunque ellos son más de seguir con la mirada a la presa como si fueran a cazarte...

El piropo más sui generis que me echaron:
-¿Eres diabética?
-No
-Es que con esa sonrisa tan dulce...
Arrrggggg!!! Y además el que me lo dijo era un poquito gangoso y no se le entendía bien.

P.D.: Blaconcia, no aparentas más de 35.

Caaal dijo...

@annie hall: Otro sector muy partidario de seguir con la mirada es el de los taxistas apostados en las paradas.


Lo de los camioneros crece cuando no son solamente camioneros sino camioneros y albañiles a un tiempo, véase los que van de dos en dos con el camioncito de llevar el material (ejemplo: "xa podemos faser obra que ti pra cimentasión ben valías).

Quiero recordar la existencia de los que denomino "espontáneos solitarios al mismo nivel", esos hombres que, sin la valentía que puede dar estar subido en un andamio o pasar en un camión, son capaces de soltar el piropo más bruto del mundo cuando pasan a tu lado estés con quién estés (ejemplo: "eso si que son patas e non as da besta que teño eu na casa". Al lado de la madre y sin apartar la vista de las piernas "ojomeneadas").

Blaconcia dijo...

Pues no estoy de acuerdo con Caaal en los piropeadores solitarios. No hay hombres tan valientes como para atreverse a lanzar improperios a una mujer que va acompañada si ellos están en minoría. De acuerdo en el gremio de los taxistas y de los mecánicos.
Gracias, Annie, por los 35, ¡¡¡pero con no aparentar mas de los que tengo me llega!!!

Starkie dijo...

Uy, pues yo tengo un nuevo gremio (o más bien 2) de piropeadores, los que atienden la ventanilla en el banco y los del despacho de billetes en la estación de trenes...

También están los piropeadores de playa, es decir, los que te silban y aturuxan desde sus coches cuando enfilas mochila y toalla de camino a la playa (como me pasa a mi que son 2km a patas para llegar al paraíso de Cabío)....

Qué vivan los piropeadores! ni machismos ni leches que aunque sea una bastada lo que te digan, te quedas más ancha que larga (oblonga?)

Blaconcia dijo...

Oblonga serás tú, vamos hombre :)
Lo de los empleados de banca no lo sabía, ni los del tren. Y bueno, los homenajes gustan, pero dentro de un orden ;)

Caaal dijo...

@starkie: qué fuerte lo de los empleados de banca/trenes. Pero, como ves, se cumple la existencia de parapeto (ventanilla, en estos casos). podemos ver que el 99% de los hombres que piropean lo hacen por la valentía que infunde alguna barrera física.

@blaconcia: perdona, pero me he ceñido a la realidad de modo absoluto. Tengo testigos. Existe ese tipo de hombres. No me gustan demasiado, pero están.

JM Beltrán dijo...

Esto, a mi no me piropean, me siento excluido :´(
Que buena la entrada jeje, aunque me ha dado algo de vergüenza por los miembros de mi género. XD
Muy cierto lo de los mecánicos, son más de quedarse mirando y desnudar con la mirada, será por tantos calendarios llenos de desnudez. Eso es muu clásico. Aunque mi colega del taller al que voy da a los clientes calendario de chica o chico según los gustos.
Me alegro volver a pasarme por aqui :)

guadarrama dijo...

Como hijo y nieto de camioneros, tengo que decir, que nuestra elegancia en lo que a piropos se refiere, no tiene ni punto de comparación con la de los albañiles. En cuanto a los banqueros, doy fe que son unos auténticos pistoleros, y que a parte de piropear acaban consumando con la presa, imagino que ver un mostrador de por medio, enciende a las mujeres porque es increíble lo que ligan los muy cabrones... Es más, en este momento de crisis existencial, estoy dudando, entre hacerme banquero o marino, que eso tener una querida en cada puerto no debe de estar nada mal...

Blaconcia dijo...

Muy bien tener a los señores para darnos la visión contaria.

A JM:mi mecánico es un hombre muy serio que siempre me trata como a una señora y nunca da calendarios guarrindongos a nadie. Me alegra volver a verte y ese Profesor, que nos tiene abandonados...

A Guadarrama: bienvenido por estos lares. No sabía yo que los de los bancos se las gastarán así, aunque en estos tiempos por un crédito se hace lo que haga falta. Por supuesto, siempre los camioneros de primeros en el rankig.

Annie Hall dijo...

@Guadarrama:si elegancia para ti es tocar el claxon como si fuera la última vez que lo haces y soltar un berrido por la ventanilla al tiempo en que se mueve el brazo (desnudo, pues suelen llevar camisetas sin mangas) apoyado en la ventanilla pues... Ah!!! Y me río yo del romántico que quiere tener un amor en cada puerto... eso es típico de "marqueses"

@JM: GUAPO!!!!!Si cual Adán y Eva estuviésemos en el paraíso y el castigo por el mordisco fuese errar contigo por el mundo, yo me comía el mazano entero!!! ¿Es un buen piropo no?

Yo con los banqueros no tengo ese tipo de experiencia (mecachiss!!!) pero con los de las ventanillas del tren SÍ!!!Y el sujeto en cuestión entre piropo y piropo me dio mal el billete.Absolutamente de acuerdo con lo de los taxistas.

guadarrama dijo...

@ ANNIE HALL:tengo que decir que hay sonidos de claxon, verdaderamente agradables al oído humano, que desgraciadamente algunos trogloditas, estropean con la vulgaridad de sus palabras.

Blaconcia dijo...

Annie: intentas estropear la imagen idílica de "mis" camioneros. Porque lo del brazo desnudo, las camisetas sin mangas, la melena de la sobaquina (esto lo pongo yo), pues como que no. Pero mi experiencia no es esa. Conmigo siempre se portaron muy bien, alegrando mis horas bajas de declive físico hacia la tercera edad.
Lo que está claro es que hay piropeadores por todas partes, sea cual sea el gremio al que pertenezcan.Y yo que pensé que estaban en peligro de extinción...

JM Beltrán dijo...

Ooooh, me he puesto colorado jajaja.
Jo, y leo todo esto casi con un mes de retraso, ... que malo es el trabajo. Me ha gustado mucho el piropo Annie, tienes madera para esto :) y muchas más elegancia que mis amigos mecánicos XD

Ya ves Blaconcia, tengo al Profe de vacaciones permanetes, a este ritmo vuelve para el 2010. ¡¡El trabajo dignifica!! jaja